La aventura de una vida

(Coldplay – Adventure of a Lifetime)

Le sabrá mejor esta lectura con esta canción

Ayer, igual que hace un año, nos hemos vuelto a presentar al torneo internacional de robótica y ciencia para jóvenes más prestigioso del mundo. Un año más, que esperamos que se convierta en toda una tradición.
Es el torneo FIRST LEGO League en su final de Madrid.

Somos el único equipo de Extremadura que ha participado en esta final de Madrid.

Han sido muchas semanas de preparativos en educarobot, de idas y venidas, de reuniones con buen resultado y otras completamente infructuosas.
Este año hemos tenido un poco más de apoyos, un poco más de empuje, lo que nos hace reflexionar sobre nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro.

Mil gracias, pero mil mil gracias a Gloin; CovelessConcejalía de Turismo del Ayuntamiento de Cáceres, a María Guardiola, Raúl Rodríguez y Elena Nevado; a Aeco a Sánchez Cortés al IJEx a Montse Tudela y a Felipe González. A Carlos Benítez, que como padre y sin poder asistir aportó también su granito de arena. A todos y todas que habéis considerado este proyecto como algo importante: padres y madres, amigos, a Ana por su constante apoyo y ánimo y a Susana por su entusiasmo.

El de ayer fue un día muy especial, por eso permitidnos que nos pongamos un poco más melancólicos.

La labor de educador es muy compleja pues creemos que recoge mucha frustración. Los motivos no sabemos muy bien definirlos, pero también pensamos que influye mucho el deseo por la inmediatez de los resultados esperados, en una sociedad altamente estimulada y orientada a eso: a los resultados, al éxito.
Y no saber cuánto de ti quedará en tu forma de enseñar, en la educación que quieres transmitir frustra y mucho. Ahora también lo vamos sabiendo como padres.

Pero un momento como el de ayer también es el momento de mostrarles a los protagonistas de esta historia para qué ha servido todo su esfuerzo y dedicación y de hacer que ese esfuerzo valga la pena.
De hacerles sentir que pueden ser leyenda todos los días

En esta edición han sido Aitor, Alfonso, Álvaro, Jaime, Javier y Nicolás los aventureros. Al mando Ismael como entrenador, quien por una inoportuna gripe no pudo asistir al evento.  Nos acompañó una sorpresa: Quini, el entrenador del año pasado, el que supo inocular en ellos ese germen y la pasión FLL y que este año ha mostrado su compromiso, voluntad y saber hacer para con los chavales.

Mil gracias Quini, gracias de verdad por todo.

No rendirse, superar dificultades, recomenzar aunque el camino sea largo o nos perdamos. No perder tiempo y recomenzar: ese es el mensaje.

El nuevo premio obtenido, el “Premio a la Estrategia e Innovación” nos reconoce como el mejor equipo que ha utilizado sólidos principios de ingeniería y una buena estrategia para diseñar y construir un robot altamente capacitado e innovador. Nos gusta y nos motiva para continuar trabajando en todos los aspectos en los que la FLL requiere trabajo.
Y reconocemos que algún día nos encantaría conseguir el Premio al Ganador en una competición con altísimo nivel como es la de Madrid.

Pero permitidnos que terminemos con un párrafo copiado por nosotros mismo, pero es la que define nuestra filosofía. Y es que ésta no está basada en el sacrificio o en el trabajo duro porque sí, no buscamos talentos ni personas obsesionadas con el éxito. Formamos a nuestros alumnos/as en la responsabilidad que requiere mejorar siempre en lo personal y el bienestar de los que les rodean y en ganarse el respeto de estos.
Y eso siempre requiere esfuerzo.
En educarobot formamos en contenidos, pero sobre todo en valores a esta generación de pequeños futuros científicos.
Pues cuidar cada pequeño detalle cuenta cuando hablamos de educación en esta aventura que supone la vida.